Un monstruo peludo y muy real

Una mañana unos campesinos tocaron a la puerta. Me pidieron ayuda porque cada noche un monstruo peludo les roba la cosecha. Decidí ocuparme de este caso.

Lo primero que hice fue ir hasta sus granjas para ver qué habían robado. Allí descubro que no solo se habían llevado la cosecha, también habían hecho muchos destrozos. Entonces me pregunté ¿si solo quería las cosechas, por qué lo había destrozado todo tanto?

Así que solo nos queda pensar que tenía otras intenciones. Sospechaba que alguien estaba dirigiendo el monstruo, si quería destruirlo todo quizás era para hacer más daño a los demás vecinos.

Mi siguiente paso fue vigilar todas las casas para asegurarme de que no sucede nada sospechoso. Deduje que para poder dirigir el monstruo necesitaría tener las ventanas abiertas. Era una noche de tormenta y a pesar de todo el temporal una de las ventanas estaba abierta.

Reuní a todos los vecinos en el granero, nos miramos cara a cara. Cuando llegó el monstruo quité la cobertura de toda la zona. El monstruo calló al suelo y su dueño acudió a ayudarlo. Así la policía pudo atraparlo.

FIN.

Autor: Mario, 8 años

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>