Verás que todo es mentira, Carlos García Fandiño.

Empecé a escribir una novela inspirada en una historia real de emigrantes gallegos a América, situada a finales del XIX. Era terriblemente dramática y demasiado seria y triste para lo que me gusta a escribir, así que la interrumpí. En un momento dado me surgió (porque estas cosas “surgen”, en esta oportunidad en un sueño) la frase “Cuidado con la cabeza, Pajarito”, y rápidamente se fue rodeando de imágenes: un canalla que intenta matar a su hijo de cinco años, tirándolo por un barranco dentro de una jaula. Como tenía reciente el relato de los emigrantes, lo situé en Buenos Aires. Y busqué un lugar muy contrastado en el que el personaje sobreviviera, y decidí que fuera Oslo. Verás que todo es mentira es la historia de ese niño que fue arrojado a un barranco en Buenos Aires y que por una serie de circunstancias llega a Oslo. Cuando se hace mayor siente le necesidad de encontrar a su padre biológico y de saber por qué intentó asesinarlo. Y se  inician una serie de viajes entre Oslo y Buenos Aires, y Gunnar (el personaje) se ve obligado a desarrollar  una serie de actividades (algunas un tanto peculiares) y conoce personajes de todo tipo que dan lugar a una historia con una lectura fácil y amena. Superada la mitad del relato, sucede algo que desconcierta al lector que, inevitablemente, se pregunta “¿Y ahora, qué?”. Y sigue la historia en su nuevo recorrido, y cuando el lector llega al final y cree tener todo claro, un nuevo giro lo sorprende y es muy probable que deba releer las últimas páginas para confirmar el desenlace de la historia que les he contado.

No es un thriller, pero hay algún crimen, policías, delincuentes y suspense. No es una novela romántica ni erótica, por supuesto, pero hay amor y hay sexo, porque sin amor y sin sexo no hay vida, y ésta es un novela con mucha vida (y mucha muerte, también…). No es exactamente una novela psicológica, aunque tenga mucho de eso; y hay muchos viajes y ya se sabe que lo importante no es siempre el destino sino el propio camino. No es una novela fantástica al uso, pero está llena de imaginación y fantasía. Realismo mágico, incluso, diría yo, que soy el autor.  Entretenida y sorprendente, son los adjetivos que mejor definen Verás que todo es mentira . No necesita más etiquetas.

Otras obras mías son:

Mantener la dignidad a los 60. Se trata de un libro de autoayuda en clave de humor, dirigido a todos los varones que alcanzan esa difícil edad…

Historias recién inventadas. Colección de relatos relacionados con Santiago de Compostela y Galicia, en general, que combina fantasía y cuentos con lo que se considera la historia más contrastada. Incluye unas Notas de Autor para diferenciar lo que es real y lo que es imaginado. Muy recomendable para los que visitan Galicia o hacen el Camino de Santiago.

La cruz de campo templaria y la dama pálida. Una novela corta que narra las aventuras de un capitán de la Guardia del Arzobispo de Santiago, en el siglo XVII, encargado de mantener el Camino libre de ladrones y asesinos. Recomendable para los que han hecho, hacen o van a hacer el Camino de Santiago.

“…como me ves te verás”. Crónicas del camposanto. Colección de relatos en los que siempre aparece un cementerio. Pese a ese condicionante, casi todos los cuentos tienen cierto nivel de humor.

La atribulada vida de H. Ganoso. Una novela de humor con un personaje singular que va evolucionando hasta convertirse en una persona casi normal…

Gatos bajo la lluvia.  Un robo y un crimen son resueltos por unos policías modestos, sin más medios que su intuición y su inteligencia; y con sus propios problemas personales. Realmente, son dos novelas en una.

Todas las publicaciones mencionadas están en formato digital, en Amazon.

 

Verás que todo es mentira

Verás que todo es mentira

Carlos García Fandiño

ISBN: 9788494335600

Editorial: Atlantis

Nº de páginas: 253

Año de edición: 2014

Comprar este libro

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>