23 de abril, día del libro.

En 1995 la UNESCO eligió el 23 de abril como día internacional del libro al coincidir la fecha con la de la muerte de dos gigantes de la literatura mundial. Shakespeare por los anglosajones y Cervantes por los hispanos. Es importante señalar que se conmemora la muerte de los dos. Es un reconocimiento internacional a la figura de Cervantes, poniéndola a la altura de la de Shakespeare. La tendencia natural en estas cosas es recordar solo al anglosajón, al fin y al cabo las fuerzas del imperio son las que son.

Por ello es necesario que el día del libro siga celebrándose en todas partes como una fiesta del libro, pero sobre todo del lector. Sin lectores no hay libros. Habrá obra literaria, clandestina, egoísta, aislada pero no compartida por los lectores como masa. Que un autor sea leído más o menos depende de que su obra se convierta en libro. Entendiendo como tal el objeto que transmite más cómodamente la información. Y con más fiabilidad que los modernos sistemas electrónicos e informáticos. Un libro no tiene caída de la red, ni se bloquea ni le entran virus. El libro mantiene la información sin riesgo a borrados o demás percances. Es cierto que la humedad, el exceso de sol, los bichos y la censura le afectan. Pero tomando las debidas precauciones los libros sobreviven. Ni los autos de fe inquisitoriales ni los expurgos falangistas han podido acabar con él. Celebremos esta capacidad de resistencia y supervivencia el 23 de abril. Acudamos a las librerías para regalarnos los sentidos, pues los libros también huelen…

Pero el 23 de abril no es solo una fiesta. También es un acontecimiento comercial. Atendiendo a que las librerías hacen un descuento especial en esa fecha, los distribuidores también lo hacemos a nuestros clientes. La idea es repartir el costo de ese descuento al cliente final entre el librero y el distribuidor. Los márgenes de beneficio en el negocio del libro son muy estrechos. Una tienda de ropa o cualquier otra cosa, tiene una margen de beneficio el doble o el triple del que tiene un libro. A veces una caja de tornillos llega al cliente final con una ganancia para el comerciante de más del 80 por ciento. En el libro esto no es posible. Si se aplicaran esos márgenes sus precios serían prohibitivos.  Pero esta limitación del beneficio se ve compensada por la tranquilidad que transmite a la estabilidad del negocio el precio fijo. Los libros se venden al mismo precio en todas partes. Solo se permite un descuento máximo de un 5%. Esta fijación del precio hace que la competencia entre libreros y otros comerciantes del libro se centre más en la calidad del servicio, la selección de fondos, etc. que en el simple descuento. Permite dar más servicio y construir mejores librerías.  Lo contrario, liberar el precio del libro, como piden algunas voces al servicio de intereses ajenos, solo conseguiría, al cabo de un tiempo, que el negocio del libro terminara en manos de cuatro grandes cadenas. La amplia red de librerías independientes de España y Canarias se vería obligada a desaparecer o a quedarse en los márgenes del mercado.  Y lo editores tendrían que supeditarse a los dictados de esas cadenas, mas pensadas para la venta masiva de bestseller que a las pequeñas ediciones que constituyen parte esencial de la diversidad de la cultura. Tendríamos una limitación en el número de títulos. Todos terminarían leyendo los cuatro libros famosos.

Celebremos, pues, el día del libro, comprando en las librerías, sabiendo que así reivindicamos no sólo la cultura sino una cultura más variada e independiente.

 

 

One comment

  1. Leer con estrellas

    Para mi, será porque me encanta leer, es una fecha muy importante. Es cuando único veo a las personas comentar sobre libros, para bien o para mal, pero bueno se habla de ellos. Donde yo vivo se hacen varias actividades enfocadas a los niños, sobre todo manualidades, y la librería que hay pone descuentos.
    Yo vivo la feria a través de internet. El año pasado consegui que Eduardo Mendoza, mi escritor preferido, me firmara un libro estando el en Madrid y yo en La Palma.

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>